EL CONTENDOR POR LA FE

Dedicatoria:

A la Revista Evangélica homónima que se publicó entre los años 1924 al1993. A su Director y Redactor JUAN FALCONER a quien no conocí personalmente, pero de quien tomé las banderas, para tratar de seguir con humildad el camino de servir a Dios trazado en la revista durante casi 70 años.

viernes, 4 de julio de 2014

AVIVAMIENTO FINAL: ANTESALA DEL ANTICRISTO


Por El Contendor

 

¿Cuál es el significado de la frase del encabezado de este escrito?

Podría haberlo expresado de esta otra manera: “El anunciado Avivamiento de los tiempos del fin proclamado por los “profetas” y “apóstoles” de las mega iglesias es el preparatorio para la aparición y aceptación del anticristo y su falso profeta”.

Es claro que para un título de una página hubiera sido muy largo, así que en tributo a la brevedad, dejaremos asentado el encabezado más corto, pasando a desarrollar el tema.

No es novedad que desde hace15 o 20 años hasta el tiempo actual muchos “evangelistas” mundialmente conocidos, pertenecientes a distintas vertientes del pentecostalismo proclaman el advenimiento de un gran avivamiento final que precederá a la 2ª venida del Señor Jesucristo.

Se basan, entre otros pasajes bíblicos, en “Mateo 24:14  Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”

Este recurso de buscar versículos bíblicos y aplicarlos fuera de contexto para defender las falsas doctrinas que predican estos “evangelistas”,  ya lo hemos denunciado muchas veces en este blog.

Y en esta oportunidad, utilizando Mateo 24:14, estos falsos maestros pretenden predicar el Evangelio del Reino, (que es únicamente para el pueblo judío de la época de la gran tribulación), proclamarlo en los días actuales cuando aún está vigente el Evangelio de la Gracia.

 

Veamos como contesta JACK FLEMING la siguiente pregunta formulada por un lector de su espacio de internet:

 

¿Cuál es la diferencia entre evangelio del reino y el que predica la iglesia? ¿No dice la Biblia que es uno solo el evangelio?

RESPUESTA por Jack Fleming

El Señor Jesucristo fue muy claro respecto a esta materia, predicando a los judíos les dijo: Mat 4:17 "Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado".

El reino se había acercado, porque el Rey (Cristo) estaba presente acá en la tierra. Y esto fue lo que el Señor mandó predicar en un comienzo a los Suyos:

Mat 10:5 "A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: POR CAMINO DE GENTILES NO VAYÁIS, y en ciudad de samaritanos no entréis,
Mat 10:6 sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
Mat 10:7 Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado".

El mensaje que se entrega en el evangelio del reino es muy diferente al evangelio de la gracia que debe predicar la iglesia al mundo en el día de la Gracia. Jamás un cristiano de la iglesia predicará como mensaje de salvación: "El reino de los cielos se ha acercado".

Ese evangelio del reino siempre ha sido, según las instrucciones que dejó personalmente a Sus discípulos, exclusivamente para los judíos, un evangelio donde cada uno de los judíos deberá perseverar hasta el fin para ser salvo, que corresponde al pacto que Dios hizo con Su pueblo terrenal, Israel en el Antiguo Testamento.

El Señor no solamente ordenó a sus discípulos predicar únicamente a los judíos ese evangelio del reino, sino que Él también estableció en Su ministerio ese mismo principio:

Mat 15:22 "Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.
Mat 15:23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.
Mat 15:24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel".

El evangelio de la gracia es el que se identifica plenamente con las últimas palabras de Cristo en la cruz: "Consumado es". Porque TODO está hecho, todo está consumado, no existe ningún ingrediente humano que el hombre deba o necesite o pueda añadir. Es el evangelio ofrecido a todas las naciones gentiles, las cuales son bendecidas solo por la obra de Cristo crucificado y resucitado.

El evangelio del reino es el mensaje de salvación que se entregará DURANTE LA GRAN TRIBULACIÓN PARA LA SALVACIÓN DEL PUEBLO TERRENAL DE DIOS, ISRAEL, cuando les será necesario perseverar hasta el fin, resistiendo aceptar la marca de la bestia. Eso será cuando la iglesia se encuentre a salvo en las moradas celestiales que Cristo nos fue a preparar, NO PARA EL DÍA DE HOY.

 

 Miguel Rosell Carrillo pastor de “Centro Rey – España”, nos aclara más aún el concepto de “Evangelio del Reino”

 

<<El énfasis que hace el Señor en Mt. 24: 14, es acerca de la proclamación del Evangelio del Reino, como lo predicaba Él mismo al inicio de su ministerio:

“El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Mc. 1: 14)

El Evangelio del Reino es: las nuevas del Reino, y no hay Reino sin Rey. Por lo tanto, el primer capítulo del Evangelio del Reino es la proclamación del Rey Jesucristo mismo.

¡Toda la tierra sabrá que Jesucristo es el Señor y el Rey de reyes!

Este mensaje será enteramente proclamado en el tiempo cuando el Señor Jesucristo esté en este mundo reinando desde Jerusalén  por toda la tierra habitada. Entonces, después de los mil años de Su reinado sobre esta tierra, vendrá el fin y se cumplirá lo que está escrito:

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas” (2 Pedro 3: 10)

Es obvio que esto último será el verdadero fin, que antecederá a la total y cabal manifestación de la nueva creación (Is. 65: 17; Ap. 21: 1, 5).>>

La argumentación que hemos expuesto es más que suficiente para afirmar que, mientras la verdadera Iglesia de Jesucristo permanezca en la Tierra, no existe en la Biblia ninguna constancia de un “Gran Avivamiento Final” y un “gran mover del espíritu” y la “gran unción que desciende del cielo” tal como lo están predicando los falsos apóstoles y falsos profetas que con estos conceptos erróneos ha conseguido embelesar a millones de seguidores ávidos de tener experiencias en el campo espiritual.

Pero el “Gran Avivamiento Final”, se da de narices contra el “paredón” de 2Tesalonicenses 2.

En este capítulo 2 de la 2ª carta a los tesalonicenses  queda bien claro que el apóstol Pablo en el versículo 1 se refiere  a la reunión de Su Iglesia con el Señor Jesucristo  en el arrebatamiento:

 1Ts 4:17  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

 

 2Tesalonicenses 2:1 “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él,  os rogamos, hermanos,

2Ts 2:2  que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.

2Ts 2:3  Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,

2Ts 2:4  el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

2Ts 2:5  ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?

2Ts 2:6  Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste.

2Ts 2:7  Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.

2Ts 2:8  Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;

2Ts 2:9  inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,

2Ts 2:10  y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

2Ts 2:11  Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,

2Ts 2:12  a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

 

En 2Tesalonicenses 2:3 queda bien claro el orden de los acontecimientos: para que venga el “Día del Señor” debe venir primero la apostasía y se debe manifestar (dar a conocer, poner a la vista) el hombre de pecado, el hijo de perdición.

El apóstol Pablo nos da suficientes indicios para que podamos ir detectando la presencia de este inicuo personaje: “el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto”,  cuya llegada es por obra de Satanás, “con gran poder y señales y prodigios mentirosos”

Complementemos lo anterior con los siguientes indicios:

Se nos advierte en 2Corintios 11:13  “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.

2Co 11:14  Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.

2Co 11:15  Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”

Ordenemos los conceptos y tendremos la evidente relación (se está hablando de la misma cosa) entre 2Tesalonicenses 2:3 y 2Corintios 11:13-15.

Lo dice claramente la Biblia: la venida del Señor va a estar precedida por una gran apostasía (apartarse del camino de la fe) en las iglesias cristianas.

Parecería que en estos últimos tiempos los pastores de muchas iglesias están mucho más preocupados por incrementar la cantidad de sus miembros aún a costa de predicar un evangelio adaptado a las apetencias de los hombres y mujeres del mundo y que, sin duda, son desagradables a los ojos de Dios. El mismo apóstol pablo lo confirma:

 

Gálatas 1:10  Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

 

Con esta estrategia de agradar a los hombres en lugar de agradar a Dios, estos falsos siervos de Cristo, recolectan, en poco tiempo, enormes cantidades de personas.

Estos falsos ministros llaman a esto “El Gran Avivamiento Final”. Vemos con asombro como se encuadran los acontecimientos de este gran avivamiento dentro del panorama que se describe en 2Tesalonicenses 2:9 ………“con gran poder y señales y prodigios mentirosos” porque esto último es lo que atrapa a la gente: las manifestaciones de poder, las señales, los prodigios, las experiencias en el campo espiritual, el ocultismo, la magia, son atractivos que subyugan al género humano desde los principios de la humanidad.

El pentecostalismo incluye en sus doctrinas este tipo de condimentos, por tal motivo es común ver los mega templos llenos de público cuando, por ejemplo, Claudio Freidzon aparece en escena en una de sus “Noches de Poder y Milagros”. También Carlos “Cash” Luna produce el mismo fenómeno en sus “Noches de Gloria”. Menciono a estos dos personajes sólo como ejemplo pero existen muchísimos más.

Encontramos en la página de internet de “Cash” Luna la publicidad de algunos de sus “milagros”

Ejemplos:

 

!Apareció el iris de su ojo y también pudo caminar!    Impactante milagro de la misericordia y poder de Dios.  22/05/2011

No más insulina para Pamela...!Dios la sanó de diabetes!  Pamela fue sana de diabetes durante los servicios de milagros en Casa de Dios,  mayo 15, 2011

Con 11 operaciones en 7 años, hoy fue sano de su espalda  Jeff tuvo por años problemas en su espalda, los médicos le dijeron que ya no podían hacer mucho por él. 15/05/2011

 Ruth hoy pude caminar bien.  ¡Ruth tenía una pierna más corta por 2.5cms, durante las Noches de Gloria ' recibió su milagro y la pierna creció!  marzo 31, 2011

 

La mayor parte de las personas se agradan,  buscan, concurren y creen en estos  despliegues de poder que producen estas señales y prodigios, por tal motivo, donde se desarrollan estos espectáculos las gentes se amontonan como las moscas sobre la miel. Todos  ellos creen que deben buscar a toda costa la experiencia de ser “llenos del espíritu” y muchos lo consiguen, y hablan en lenguas extrañas, tienen ataques de risa histérica, se revuelcan por el piso con convulsiones, etc. y lo más grave de esto es que todas  estas actitudes desenfrenadas son adjudicadas a la llenura por el Espíritu Santo.

Y este es el pecado que no tiene perdón: la blasfemia contra el Espíritu Santo.

Adjudicar al Espíritu Santo las obras generadas por un espíritu inmundo, el mismo o los mismos que son invocados por los falsos pastores disfrazados de “ángel de luz”  es, ni más ni menos lo que se nos advierte en  2Corintios 11:14-15.

2Co 11:14  Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.

2Co 11:15  Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”

A pesar de tantas evidencias y advertencias Bíblicas, millones de personas en el mundo, siguen con devoción a estos falsos ministros

2Ts 2:7  Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.

 Este misterio de la iniquidad es lo que estamos viendo con estupor, (desde afuera) los verdaderos creyentes. Y aclaro “desde afuera” porque no compartimos ni las falsas doctrinas ni el “espíritu” que ellos dicen  que está presente en sus reuniones, (las cuales yo las llamo aquelarres).

Los creyentes que hemos nacido de nuevo somos templo del Espíritu Santo y somos guiados por Él:  Romanos 8:14  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Es el Espíritu Santo que mora en cada creyente y que integra la Verdadera Iglesia de Jesucristo el que está deteniendo el misterio de la iniquidad.

Las doctrinas del “pensamiento positivo”, la prosperidad,  la “visualización positiva” los  “decretos”,  son prácticas que se ejercitan en estas iglesias disfrazadas de cristianismo cuando en realidad se ignora que provienen del ocultismo y del hinduismo cuyos orígenes emanan del mismo Satanás.

Pero los concurrentes a estas “iglesias” (que son la gran mayoría de los que se dicen cristianos) ven con total naturalidad estas reuniones de “milagros”, “poder”,  y “gloria” y se gratifican, se complacen en ellas.  De ellos se dice que: (2Ts 2:10)………… con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

2Ts 2:11  Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,

2Ts 2:12  a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Estas grandes masas de “cristianos” nominales son los que preparan la ANTESALA DEL ANTICRISTO. Ellos ya están preparados para ver y admitir toda clase de prodigios, poder sobrenatural y milagros creyendo que es el poder del Espíritu Santo el que está obrando.

Creen en la mentira porque teniendo la fuente de la verdad, La Biblia, para confrontar con las enseñanzas y doctrinas de sus falsos ministros, como lo hacían los cristianos de Berea, en lugar de esto aceptan las palabras mentirosas de sus “pastores” “apóstoles”  “profetas” como si fueran las palabras salidas de la boca de Dios. Esta es la GRAN APOSTASÍA FINAL, nada tiene que ver con lo que ellos proclaman como “El Gran Avivamiento Final” del cual no se habla en toda La Biblia.

A nosotros, los creyentes en Cristo que hemos nacido de nuevo, nos corresponde “contender ardientemente por la Fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 1:3) para oponernos a estas huestes demoníacas.

Pero nuestra tarea concluirá cuando el Señor venga por su verdadera Iglesia en lo que llamamos el arrebatamiento (1 Tesalonicenses 4:17).

Quitado de en medio el obstáculo de la Iglesia Verdadera y con la gran apostasía final instalada en la falsa iglesia, ésta le dará la bienvenida al que (2Tesalonicenses 2:4) ……………. se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

De aquí en más, vendrá la Gran Tribulación y al final de ésta viene el Señor con las nubes y con todos sus santos con gran gloria y poder; todo ojo le verá y posará sus pies sobre el Monte de los Olivos.

¡¡MARANATHA!!

viernes, 20 de junio de 2014

TIEMPO PARA PERDICIÓN


Por  El Contendor

 

En la publicación anterior, definimos el “tiempo para perdición” como:  “Es el tiempo de todos los que anduvieron y andan por el mundo sin Cristo: muchos ignorándolo, otros esquivándolo, otros rechazándolo.”

Cualquiera de estos están viviendo un tiempo de perdición,  inmersos en el mundo, atrapados en la prisión de sus pecados. Los que viven conforme a las reglas del mundo, siguiendo sus costumbres, jolgorios y desenfrenos están actuando tal como lo hacían los judíos en tiempos de Isaías; desoían las advertencias que Dios les hacía a través del profeta y decían:

“Isaias 22:13  …………………….Comamos y bebamos, porque mañana moriremos.”

Esa misma indiferencia encontramos hoy entre la gente que nos rodea.

Pero lo peor de esta actitud es que el “porque mañana moriremos” implica una ignorancia o incredulidad rayanas con la inconsciencia.

Porque los que así piensan creen justificar su desenfreno con la palabra “porque” que en este caso equivaldría a “bajo el pretexto de que”.

Aquellos cuya manera de vivir se encuadra dentro de esa filosofía están acostumbrados a  medir sus experiencias humanas en función del tiempo.

Saben que si están felices, en algún momento dejarán de estarlo.

Si están enfermos, la enfermedad se curará algún día o la muerte acabará con el padecimiento. Si están fatigados, con un tiempo de descanso se recuperarán. Etc. etc. etc. Todo está limitado o acotado por el tiempo.

Quienes han tenido un dolor de muelas o de oído o una quebradura o en las mujeres, los dolores de parto, por intenso que haya sido el dolor, el tiempo o la medicina o ambas cosas han llevado alivio al paciente.

La neuralgia del trigémino, es un dolor tan insoportable que ha llevado a algunos al suicidio.

Pero todos los padecimientos humanos ciertamente tendrán su fin en esta vida, aun cuando sea la misma muerte quien les ponga límite.

Hagamos por unos momentos un ejercicio mental: imagine que usted está padeciendo el dolor más fuerte que haya experimentado en su vida; que además está encerrado en una prisión lúgubre y tenebrosa, en un ambiente irrespirable, sin posibilidad de escapar, que no hay medicinas ni alivio posible,  que no hay quien le consuele, que las únicas voces que se escuchan son gritos  desgarradores, maldiciones y blasfemias. Seguramente usted temerá encontrar escrita en la pared rocosa la conocida frase “Quienes aquí entráis, dejad afuera toda esperanza”

(“La Divina Comedia de Dante Alighieri”).

Sí, efectivamente, no hace falta que nadie se lo anuncie: ¡usted está en el infierno!

Si usted no quiso creer cuando escuchaba hablar del infierno, del castigo eterno, del lago de fuego y azufre, tenga la absoluta seguridad que cuando usted deje esta vida terrenal se va a encontrar allí, en ese horrible lugar. Pero habrá una diferencia que está fuera de toda experiencia humana: que el dolor y el horror que lo está atormentando son para siempre, por toda la eternidad, no hay descanso ni fin, ni esperanza de que acabe.

¡Desdichados de los que tengan que escuchar al Señor dictar esta sentencia!:

 

Mateo 25:41  Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles

Apocalipsis 20:10  Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Ya hemos tocado el tema del infierno y la eterna condenación en la publicación del 17/04/2014 título  “HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO”, (releer) pero no me cansaré de insistir sobre este tema porque este blog está destinado para un único fin: procurar la salvación de las almas llevándolas a los pies de Cristo para la gloria de Dios.

Las corrientes de las falsas doctrinas y las sectas heréticas de estos últimos tiempos arrastran multitudes de incautos presentando la apariencia de un falso avivamiento cuando, en realidad, son los protagonistas de la más virulenta  apostasía.

A causa de esto, muchos creen que están transitando por el camino de la salvación, cuando, en verdad, ignoran que en el final del camino les espera el infierno, la eterna condenación.

 

Conclusión:

La gran mayoría de los  evangelistas, maestros, pastores y predicadores de estos tiempos prefieren no hablar del infierno y hasta temen mencionar esta palabra. Muchos de ellos revuelven versículos y versículos de la biblia con el afán de encontrar algún fundamento que les permita negar la existencia del castigo eterno.

Algunas sectas han incorporado esta herejía a sus credos; los Adventistas, los Mormones y los Testigos de Jehová son algunas de ellas.

En una entrada de este mismo blog, fecha 15/10/2012 de título “¿Existe el castigo eterno?” quedan rebatido todos los argumentos que ellos usan para sostener esta herejía, (la inexistencia del castigo eterno).

La iglesia romana por doctrina de Juan Pablo II, llegó a afirmar que el infierno y el castigo eterno era simplemente una forma figurada de describir el estado de las almas separadas eternamente de Dios. Luego, Benedicto XVI volvió a la antigua doctrina del infierno real.

Como vemos, el infierno y el castigo eterno es un tema del que la gente prefiere no hablar. Es como si emplearan el método del viejo mito del avestruz, esconder la cabeza para no enfrentar el peligro.

Yo no dejaré de hablar y advertir sobre la eterna condenación de los impíos porque no puedo admitir en mi mente que alguna de las personas que forman el círculo de mis afectos más caros, puedan correr tan tremenda suerte. Imaginar que padre, madre, hermanos, hijos, nietos, amigos, etc. puedan enfrentar el sufrimiento eterno, ¡oprime nuestra alma con una tristeza indescriptible!.

Si son las personas con las que convivimos, conocemos sus caras, sus voces, sus risas sus llantos, aquéllas  con las que compartimos muchas horas de nuestra vida, no queremos ni imaginarnos que podamos perder alguno de ellos en el castigo eterno.

Pero el hecho de ignorarlo o no hablar de él, no implica que el infierno no existe.

Sólo hay una forma de salvarse de caer en él y pasar allí la eternidad; mientras usted transita por el mundo tiene las únicas dos opciones: elige el camino ancho y bien pavimentado que lleva a la perdición eterna, o elige el camino angosto y pedregoso donde están marcadas las benditas huellas del Señor que lleva a la salvación y a la vida eterna. Pero tiene que elegir ¡AHORA, es perentorio!; es una decisión que no puede postergarse.

Es Dios el que decide cuando llega el fin de la vida terrenal de cualquier ser humano ya sea de un niño de un año o de un anciano de 100 años. Pero cuando llega el fin, asegúrese de tener a Cristo en su corazón, gobernando su vida; es decir: asegúrese que usted ha nacido de nuevo en Cristo, que las cosas viejas pasaron y usted ya no volverá al camino ancho de la perdición, no volverá porque ahora camina con el Señor.

 

Romanos 8:37  Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

(Rom 8:38)  Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
(Rom 8:39)  ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

martes, 17 de junio de 2014

“UN TIEMPO PARA PERDICIÓN Y UN TIEMPO PARA SALVACIÓN”


Por El Contendor

Eclesiastés 3:  Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:

un tiempo para nacer,
    y un tiempo para morir;
un tiempo para plantar,
    y un tiempo para cosechar;

………………………………………..

………………………………………….

un tiempo para callar,
    y un tiempo para hablar;
un tiempo para amar,
    y un tiempo para odiar;
un tiempo para la guerra,
    y un tiempo para la paz.

 

[un tiempo para perdición

                Y un tiempo para salvación]

 

Espero que el lector entienda que, de ninguna manera, he pretendido agregar ni una letra ni un tilde a lo que ya está escrito en las Sagradas Escrituras.

Lo que aparece entre corchetes, en negrita y cursiva, es simplemente una reflexión que se cruzó en mi pensamiento luego de haber leído los versículos antecedentes de Eclesiastés 3.

Si bien la frase enunciada no figura expresamente entre los “tiempos del Eclesiastés”, el significado de la misma está presente en la Biblia desde el Antiguo al Nuevo Testamento  porque Cristo mismo, el autor de nuestra salvación, también lo está.

Pero ¿Cuál sería el tiempo para perdición? Este tiempo comenzó con el primer pecado cometido por nuestros ancestros, Adán y Eva: el pecado de desobediencia. De allí en adelante, los seres humanos no hemos dejado de desobedecer a Dios y de violar sus leyes santas.

Es el tiempo de todos los que anduvieron y andan por el mundo sin Cristo: muchos ignorándolo, otros esquivándolo, otros rechazándolo.

Cualquiera de estos están viviendo un tiempo de perdición,  inmersos en el mundo, atrapados en la prisión de sus pecados.

En su misericordia, Dios nos ha dado también un tiempo para salvación. Dios siempre nos ha provisto una vía de escape para las encerronas de Satanás. Esta vía de escape es la Puerta que siempre permanece abierta: es el Señor Jesucristo;  Juan 10:9  Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Cristo es La Puerta, pero ¡cuidado!:  (Mateo 7:13)  Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;

(Mateo 7:14)  porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”

El tiempo de perdición lo están viviendo aquéllos que transitan por el camino espacioso con sus ojos ciegos y sus oídos sordos porque las tinieblas del mundo y el bullicio de la multitud que los acompaña no les permite ver dónde se dirigen ni escuchar las palabras de salvación del Evangelio. Los vicios, las lujurias, el afán excesivo de toda clase de cosas, buenas y malas van alimentando un corazón que cada vez se endurece más, por la falta del alimento espiritual genuino que es la Palabra de Dios.

“Muchos son los que entran por la puerta ancha”. Pero ¿sabes tú dónde desemboca esa puerta? Debemos ser claros y contundentes en esto para que se abran los ojos de los ciegos y se destapen los oídos de los sordos: ¡La puerta ancha desemboca en el infierno, en la perdición eterna!

El tiempo de perdición transcurre mientras se está en el mundo, en esta vida, pero la perdición eterna transcurre después de la muerte, en el infierno, y es para y por  la eternidad.

 

Por este motivo, el Señor nos insta a entrar por la puerta estrecha, por el camino angosto que lleva a la vida eterna. Pocos son los que encontramos transitando por este camino estrecho pues es el mismo que transitó el Señor Jesucristo y para recorrerlo el  Señor nos dijo:

 

Marcos 8:34  Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

(Mar 8:35)  Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

(Mar 8:36)  Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?

 

Duras palabras del Señor y duras exigencias. ¡Por eso el camino estrecho es tan poco transitado!

La primera exigencia es “negarse a sí mismo”. Esto va absolutamente en contramano de los que predican el evangelio Light o “liviano” tal como el psicólogo Stamateas, y otros predicadores de su misma condición.

Negarse a sí mismo es renunciar a todas las vanidades del mundo, y otras “comodidades” agradables a nuestro “yo” que desplacen a Dios del lugar central que debe ocupar en nuestras vidas.

(*)Tomar nuestra cruz es también crucificar nuestra carne juntamente con Cristo. Simbólicamente, quiere decir que dejemos ya la vida de pecado, que olvidemos el gusto que tenemos por el pecado, y lo pongamos en una cruz.

Porque el Señor no se agrada del pecado, porque el es santo. Es también dejar la venganza en las manos de Dios, porque “la ira del hombre no obra la justicia de Dios”. Es aceptar esa obra que Cristo hizo por nosotros al morir y resucitar. Es morir al pecado y resucitar para hacer la justicia.

(*)Seguir en pos de Él.  Para poder seguir en pos de Cristo en necesario que primero hayas cumplido con los requisitos anteriores. Si no te niegas a ti mismo, no podrás tomar tu cruz cada día. Si no tomas tu cruz cada día no podrás ir en pos de Cristo. Ir en pos de Cristo es no dejarse engañar. Tener a Cristo como nuestra mira, como nuestro norte. Cristo nos dejó el ejemplo para que sigamos sus pisadas. Seguir a Cristo es trabajo de valientes. Seguir a Cristo es caminar el camino angosto, y pedregoso; es entrar por la puerta estrecha. 

(*)Tomado de un mensaje de la Iglesia Bíblica Bautista de Aguadilla              

 

Esta invitación de seguir a Cristo podrá acarrearnos desprecios, humillaciones, enemistades persecuciones que en algunos casos pueden llegar hasta cobrarse la vida del cristiano fiel.

El salmón se caracteriza por nadar en contra de la corriente hasta llegar al lugar de su nacimiento; él obedece a la ley que su Creador grabó en los de su especie a fin de que sus crías

nazcan en el mismo lugar de origen de sus progenitores.

Nosotros, los cristianos fieles al Señor debemos, como el salmón, nadar en contra de la corriente del mundo, para poder llegar a nuestro lugar de origen: la Patria Celestial de la cual somos ciudadanos, pues en Cristo hemos sido adoptados como hijos de Dios.

 
En la próxima entrada, analizaremos las consecuencias del “tiempo para perdición”

sábado, 31 de mayo de 2014

JÓVENES-CRISTIANOS.COM (Discípulos de Ellen G. White)


Por El Contendor

 

El enorme desarrollo de los medios de comunicación en los últimos treinta años, han posibilitado que toda información llegue casi al instante a cualquier parte del planeta.

Esto ha sido de gran utilidad para que el Evangelio de Jesucristo se difundiera por el todo el mundo cumpliendo con el mandato del Señor:

Marcos 16:15  Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

Antes de que Isaac Newton formulara su tercera ley, ya Satanás la venía pergeñando  con mayor o menor éxito.

La tercera ley de Newton adaptada a circunstancias cualesquiera, podría formularse así:

“Cualquier acción provoca una reacción igual y en sentido contrario”.

Cuando los Apóstoles comenzaron a cumplir con el mandato dado por el Señor  en Marcos 16:15, predicando el Evangelio para SALVACIÓN, inmediatamente las huestes de Satanás se presentaron con un evangelio diferente para PERDICIÓN de aquéllos que se dejaran engañar.

Así fueron apareciendo los gnósticos, los saduceos, y a lo largo de los siglos muchas sectas heréticas más.

Y hasta el día de hoy, la acción de publicar una página en internet para divulgar y predicar la Sana Doctrina provoca la reacción de Satanás en el sentido contrario.

Pero, ciertamente, el Adversario multiplica su reacción porque, es evidente que, por cada blog cristiano que se esfuerza por iluminar las almas con el Verdadero Evangelio de Jesucristo, aparecen 10 o 50 blogs que arrojan sobre los que buscan a Dios, las tinieblas más oscuras.

Me ha motivado para escribir esta nota un mail que recibí recientemente y que informaba:

 

“Hola,
mi nombre es Elena y te escribo porque en algún momento de los últimos 5 años contactaste con nosotros por una consulta, dejar un comentario en la web o simplemente para felicitarnos por nuestra labor en la difusión de la palabra del señor a través de Internet.

El motivo de este correo es tan sólo para informarte de que hemos creado una nueva y mejorada página web de Jovenes-Cristianos.Com con la que poder atenderte y queríamos hacerte partícipe de ella”.

Es cierto, yo había contactado con ellos, pero no fue para felicitarlos sino para todo lo contrario: para rebatir la falsa enseñanza sobre la no existencia del infierno que se publicaba en Jóvenes-Cristianos.com.

 

En aquella oportunidad, en una entrada publicada en “El Contendor por la Fe” bajo el título: ¿Existe el castigo eterno?, del 15 de octubre de 2012, quedó rebatida con sólidos fundamentos la argumentación de Jóvenes-Cristianos.com sobre la NO EXIXTENCIA del castigo eterno.

Esto originó un airado comentario por parte de “Jóvenes-Cristianos” que fue respondido con otro artículo de El Contendor publicado el 21 de enero del 2013 bajo el título: “Jóvenes Cristianos – Lobos con piel de oveja”. (Sugiero releer dicha publicación), donde quedó al descubierto que la página web “Jóvenes-Cristianos.com” está basada en las espurias doctrinas de Ellen G. White que dieron fundamento a la Iglesia Adventista.

La señora E.G. White deberá responder ante el Señor Jesucristo en el Juicio del Gran Trono Blanco por la suerte de las más de 17 millones de almas (entre las que se encuentran más de 3 millones de jóvenes)  que ella arrastró hacia el “inexistente” castigo eterno mediante el engaño de sus falsas doctrinas.

 Y allí recibirán la terrible y definitiva sentencia:

 

Mateo 25:41  Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

Porque:

Gálatas 1:9  Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

 

Esta nueva y mejorada página web de los “Jóvenes-Cristianos” de engañosa apariencia cristiana, no es otra cosa que la guarida de los lobos disfrazados con piel de oveja.

No son cristianos los que contradicen las enseñanzas del Señor Jesucristo.

No son cristianos los que pretenden “evangelizar” al mundo con la Biblia cerrada en una mano y los libros de Ellen G. White abiertos en la otra.

No son cristianos los que profetizaron varias veces la 2ª venida del Señor fijando año, día y hora y siempre fracasaron.

No son cristianos los que niegan la existencia del castigo eterno en el infierno.

No son cristianos los que niegan la inmortalidad del alma.   

No era cristiana Ellen G. White pues sus profecías fueron erradas y Dios condena a los falsos profetas

“Jeremías 23:32  He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová”

La Iglesia Adventista ha proclamado sus 28 creencias fundamentales, las cuales no reproducimos aquí pues no es la finalidad de este blog esparcir doctrinas falsas; porque de estas 28 creencias, sólo las primeras doce pueden coincidir con la Sana Doctrina.

Desde la creencia nº 13 en adelante comienzan a entremezclarse las falsas enseñanzas que contradicen las enseñanzas bíblicas y agregan herejías producto de una mente humana que “recibe” en sueños las voces de algún dios que de ninguna manera puede ser el Dios Verdadero de la Biblia.

Ese pueblo de 17 millones de personas (según ellos mismos afirman) son los que están errando el camino de la salvación por las mentiras y lisonjas creadas por la mente febril de la falsa profetiza que puso la piedra fundamental de su falsa “cristiana” iglesia.

¡Quiera el Espíritu Santo iluminar a los que aún les queda capacidad para recapacitar y escudriñar las Escrituras y descubrir en ellas la verdad! Entonces entenderán que la Iglesia adventista es la antesala del infierno que ellos niegan.

 

Jeremías 51:45  Salid de en medio de ella, pueblo mío, y salvad cada uno su vida del ardor de la ira de Jehová.

 
Los “Jóvenes-Cristianos.com” deberían incluir en su página un rótulo bien notorio que anuncie: “SOMOS ADVENTISTAS” quitándose el disfraz de ovejas y mostrando su verdadera identidad.